viernes, 26 de octubre de 2012

Macao

Viernes, 26/10/2012

El ferry me dejo en Taipa y no en Macau, me subí en el autobús destino Galaxy Casino y tras un rato intentando encontrar mi rumbo sudando la gota gorda, cogí un taxi hasta casa de Fernando Santos, mi nuevo host.


Fernando decidió tomarse el resto del día libre y acompañarme a dar una vuelta por Macau. El hecho de que llevase 11 años viviendo allí, que hiciese tiempo que no visitaba sus rincones favoritos y que hablásemos en español de tanto en cuando (él es portugués) hizo que la visita me entusiasmara.


Anduvimos por el centro antiguo de la antigua colonia portuguesa. Admiramos sus edificios, sus calles, que dejamos atrás para adentrarnos por estrechos callejones chinos. La fortaleza de Macau, la cohabitación de iglesias y templos, hacen que se te olvide que existen esos monstruosos casinos.


Visitamos el templo taoísta Hong Kung donde Fernando en 2005 grabó un documental. El monje le contó a Fernando que este año en los colegios de Macau enseñaron su documental y pidieron arroz para distribuir entre los pobres. El 3 de Noviembre distribuirán 42 toneladas de arroz. Si se compara con la cantidad de otros años te quedas helado con el incremento. El monje nos regalo unas botellas de vino del altar de uno de sus dioses y decidimos acompañarlo esa noche con una tortilla de patatas y con una ensalada de tomate y aguacate. Entre la cena, la amena conversación y ver la primera película de Fernando de nuevo me dieron las tantas.


El viernes cogí uno de los mini-buses hasta las Portas do Cerco, pasé la frontera donde me enteré que tengo derecho a 30 días más de visado y no 10 como me dieron a entender en España. Cogí el autobús a Guangzhou, compré algo de comer y cogí el tren a Kunming.

SUNKINDARKNESS

jueves, 25 de octubre de 2012

Hong Kong


Jueves, 25/10/2012

El sentimiento de pasar aduana y dejar China para ir a Hong Kong es de felicidad. No es que China no me guste, sólo que espero descansar mentalmente en Hong Kong. La gente piensa que viajar rollo mochilero es fácil, que al ser más versatil uno se apenas tiene preocupaciones, pero la verdad es que tienes que siempre tienes que estar atento a un montón de cosas: horarios, equipaje, dónde dormir, qué visitar, comer pues no sabes cuando será tu próxima comida, no descuidar beber, siempre mirando la pela. Al final acabas agotado pues morchu que ingieras calorias, no repones las suficentes, pues siempre te estás moviendo.

Al llegar a HK, mi móvil chino no funcionaba y no tenía manera de contactar a Gordon. Compré una tarjeta SIM y cambié 100€ que no esperaba gastar.

Al llegar a casa de Gordon, un muy pequeño apartamento en el que mi cuarto era más pequeño que una celda de cualquier prisión europea, cenamos y charlamos un rato... enseguida me pone al tanto de las actividades que se pueden hacer. Me inscribo en una página llamada MeetUp y encuentro un grupo de Hiking ue ira a hacer senderismo por Sai Kung el martes, día festivo en HK.


El lunes sigo el consejo de Gordon de ir de un lado a otro de Hong Kong Island con el troley bus, el medio de transporte más barato para moverse. Resulta realmente curisoso ver la transformación que sufre la isla, pasando de la zona de descarga de mercancia de productos chinos, a los grandes edificios de los noventa donde se encuentran los bancos en Central, a los grandes rascacielos modernos de Admirality, a la zona comercial del Soho, y así ir dejando atrás todo lo que se supone es Hong Kong para ver una gran urbe de estilo completamente chino, con grandes edificios descascarillados.


Después de 3 horas en el troley bus es hora de estirar, las piernas me doy un paseo por Western Market y Holiwood Road, para mí carecen de interés, y justo para la puesta de sol cruzo con el Star Ferry desde Central a Tsim Sha Tsui. Doy un paseo por las calles comerciales de Kowloon y huyendo de lo comercial me pierdo por pequeñas calles hasta llegar a el paseo de las estrellas chinas, donde me quedo estupefacta 2h contemplando los rascacielos de Hong Kong, sus colores... creo que debí disparar una centena de fotos.


Un couchsurfer me contacta, cogemos el Star Ferry hasta Wan Chai y vamos a cenar, enseguida me doy cuenta de que no cuajamos, así que nos separamos en Cause Bay y me voy dando un tranquilo paseo a Tin Hau donde tengo mi casa. Pongo al día mi blog y enseguida viene Gordon, charlamos sobre lo que hemos hecho.

El martes me levanto bien temprano para ir hasta Sai Kung, donde me encuentro con los del grupo de senderismo de MeetUp. Al principio me cuesta un poco entablar conversación, pero al cabo de un rato me pongo hablar con una chica filipina y un inglés que son verdaderamente geniales. Quedo al día siguiente con Simon para ir a hacer kayaking. La ruta no es nada dificil, sino fuera porque la humedad, la temperatura y la polución son escandalosamente altas, además no me habían abandonado las agujetas de Huashan.




 
Vuelvo a casa, descanso un poco y llega Gordon. Me doy una ducha y me propone un super plan. Ir a hacer SlackLine, ¿por qué no? Vamos a comprar un biryani a la zona de Central y andamos hasta Pier (al lado de la zona de ferries), un buen grupo de personas andan sobre la cuerda floja. Pensaba que me sería mucho más complicado, pero al final consigo mantener un poco el equilibrio y dar tres pasos... En cuanto llegue a España, me pongo con ello. Es bueno para mis rodillas. Recenamos Gordon y yo, y denuevo me dan la 1h de la mañana y al día siguiente he de madrugar.


El miércoles tras depilarme y vestir el traje de baño de Gordon enfilo de nuevo hacia Sai Kung. Simon me presenta a Chris, un alemán que lleva 18 meses viajando por Asia, juntos vamos a alquilar unos kayaks individuales y navegamos entre las pequeñas islas de HK. Comemos en la playa y por fin me doy mi primer chapuzón en el Pacifico, un poco asustada por las medusas.


Tras una ducha, Simon y yo nos vamos a Central hacemos un poco el tonto y vamos a cenar a un restaurante indio con algunos de sus amigos. Luego nos damos un paseo por las tiendecitas chinas mirando los disfraces para halloween. Vuelvo a casa andando. 

video



Gordon me explica su experiencia en Yunnan y con mucha pena me despido. Gordon es un tipo excepcional, de rasgos marcados y cultivado por horas de gimnasio, con una intensa energía que termina gastando dando clases de skate para futuros profesores de skate, escalando, haciendo senderismo, slackline o dragon boat. Lo más increible de todo es que tiene 49 y aparenta tener 35.

El jueves preparo la mochila, limpio un poco mi zulo y me dispongo a abandonar HK hacia Macau con el ferry.



SUNKINDARKNESS

domingo, 21 de octubre de 2012

Guangzhou


Domingo, 21/10/2012

A la llegada a Canton me percaté de las agujetas que tenía de las millares de escaleras de Huangshan. Bajar o subir escaleras me provocaba un color horroroso en los gemelos y cuadriceps, pero andar en llano aún era llevadero.

Me reuní con Maple, mi nueva anfitriona. Fuimos a su casa, me di una ducha y me llevó a cenar unos Nudels típicos de la región, mientras me cuenta las diferencias entre la cultura cantonesa y la ¿mandarina?


Quién diría que después de 18h sin actividad en el tren pudiese estar tan cansada. Intento desesperadamente esperar a poder colgar mi ropa e irme a dormir cuando Maple me dice que me vaya a la cama que parezco muy cansada y que ella colgará mi ropa, no puedo más que darle las gracias.

Después de dormir en la parte de arriba de una litera, en la que si había colchón debía ser más duro que una piedra, con el ventilador encendido toda la noche, me levanto con las mismas agujetas del día anterior.

Vamos a desayunar el típico desayuno cantonés y luego me voy a dar una vuelta por el Yuexiu Park, mientras Maple queda con una amiga.


El parque Yuexiu es una mezcla de estilos: francés, inglés, coreano y chino, por supuesto. Me encantan los parques chinos, llenos de vida, llenos de luz y llenos de color... A pesar del dolor de piernas no puedo dejar de sonreír de oreja a oreja.


Vuelvo a casa preparó la mochila y me voy a la Estación del Este, (la del monopoly no, la de Guangzhou) a coger el tren a Hong Kong. Ya he hecho lo que la guía de Lonely Planet menciona de Guangzhou: comer comida cantonesa, y me he comido ya dos tercio de mis días de visado en China, y quiero reservarlos para lo mejor: Yunan.

SUNKINDARKNESS

sábado, 20 de octubre de 2012

Huangshan


Sábado, 20/10/2012

El jueves a las 8h estaba en la estación sur cogiendo un autobús a la Montaña Amarilla. Cuál es mi sorpresa que me tocaría sentarme al lado de un francés y delante de dos francesas más. Tras charlar un rato, duermo las 6h de trayecto, no seguidas, pero casi.


Al llegar a Huangshan decido no quedarme a dormir en la ciudad, sino aprovechar el espectacular día y dormir en uno de los dormitorios compartidos de un hotel de la montaña. Salgo corriendo a coger el autobús que te deja en las faldas de la montaña, pues quería subir andando y no perderme la puesta de sol desde la cima. Me encuentro con Antoine, otro francés que al contrario que los otros también quiere subir andando en vez de coger el teleférico. Nos damos fuerzas mutuamente y charlamos sobre un montón de cosas, hasta que me quedo sin aliento y cierro el pico. Fueron 2h30 de escaleras, sólo paramos a hacer alguna foto. Pensé que quizás mi rodilla izquierda, la del golpe en Nanjing se resentiría, pero al día siguiente no tuve ni agujetas.


Acabamos, por un error mío en la lectura de los mapas, en la cima de la torre de televisión justo a tiempo de ver una preciosa puesta de sol... en vez de ponerse en el horizonte, se ocultó tras las nubes bajas que rodeaban la Montaña Amarilla.

Se nos hizo de noche intentando dar con el hotel donde íbamos a dormir. Hicimos el check-in y tras comprobar que los precios del supermercado eran deshorbirtados, nos comimos nuestro tazón de nudels en la recepción del hotel. Nos supieron a gloria.

A las 4h30 de la mañana todo el mundo estaba levantado para ir a ver la salida del sol. Dos horas más tarde por fin pudimos ver el sol entre bruma y montañas.


A las 7h, tras desayunar un huevo duro de color negro, nos dispusimos a recorrer la montaña. Sube escaleras, baja escaleras... mira que vista tan guapa del gran cañón. Sube escaleras, baja escaleras... mira que preciosidad de puente. Sube escaleras, baja escaleras... estamos en un atasco peatonal entre las montañas... Porque las montañas en China están urbanizadas.


Tras 1h30 bajando al infierno por preciosos paisajes otoñales y con un dolor de rodillas que no se lo cree nadie, llegamos al pie de la montaña a las 13h30. Cogimos un autobús que nos dejaría en el restaurante de Mr. Xan, quien nos reservó el hotel en la montaña. Recogí mi mochila, comí un plato de arroz con ternera, me despedí de la pandilla de franceses y un autobús me llevo a la estación de Huangshan City (también llamado Tunxi). Compré lo únicos billetes de tren disponibles a Guanghzou, esto implicaba 18h de tren de pie... una nueva aventura me esperaba.

Para ocupar mi tiempo me fui a un hostel cercano a la estación a contactar a algún couchsurfer que me pueda albergar el sábado. Wang hat bo se sienta en frente de mí. Me ofrece caña de azúcar para mordisquear, luego saca una botella de vino chino y nos servimos unos vasos, me invita a unos pitillos... bah, llevo 15 días sin fumar, pero voy a estar 18h en un tren de pie, qué más da si apesto a sudor, a alcohol y a tabaco. Quizás me ve hambrienta, porque me invita a un pepino y luego a cenar... los chinos son tan hospitalarios.


En la estación de tren me pongo la primera de la cola, no sé como será el vagón así que tengo que hacerme con un buen sitio, luego me dará igual porque la puerta del vagón no está donde debería. Veo entrar a la gente a tropel, así que como vergüenza no tengo ninguna, entro de las primeras, veo el vagón repleto y decido hacerme con un hueco en la bandeja destinada a las maletas. Subo la mochila, me quito los zapatos, me subo a un sillón, a la mesa y luego al reposa cabezas y ya estoy en un periquete ocupando el sitio destinado a 5 maletas. Saco la manta del avión y una camiseta que me pongo como antifaz y estoy preparada para dormir. Los chinos me miran atónitos, ¿quién podría aguantar 18h de pie? Primero viene una revisora me dice por señas que me baje y le digo que no, sonríe y se larga. Al cabo de un breve sueño vuelve con el jefe de revisores que por señas me dice que me baje, digo que soy de España y que no hablo chino. Los chicos del vagón tratan de explicarme lo que dice el revisor, pero les despacho diciendo que no entiendo inglés, que hablo español. Una media hora más tarde me dicen que me ceden un sillón, pero que baje de donde las maletas. Me bajo y me dicen que les acompañe, y me llevan al vagón restaurante. Me echo a dormir. Dos horas más tarde me despiertan y me dicen que no se puede dormir allí y me venden un billete para una de las literas. Me acuesto y duerme como un bebé.

SUNKINDARKNESS

jueves, 18 de octubre de 2012

Shanghai


Jueves, 18/10/2012






Llegué a Shanghai a las 22h30 justo a tiempo para poder coger el metro para llegar a casa de Matthieu, un amigo que conocí cuando vivía en París. Casi apenas tenemos tiempo de intercambiar unas palabras, él trabaja al día siguiente y acaba de llegar de Japón y está cansadete.

El lunes me levanto tarde, me pego una ducha larga y a hacer colada. Como con Sofia, la novia de Matthieu, y me pone al día de las ideas que tienen para el futuro. Tener hijos, vivir en algún país nórdico, casarse...

Me voy a dar un paseo por la zona francesa de Shanghai, llego a una zona que me parece familiar y resulta que ya debí haber estado allí hace dos años. Los edificios más antiguos de Shanghai siguen conteniendo miles de tiendecitas adornadas con luces navideñas.

Al llegar a casa preparo una tortilla de patatas, alioli, pa amb tomaquet y parto unas rodajas de chorizo y salchichón ibérico. Al llegar Matthieu todo está listo para que nos pongamos al día de nuestras vidas, pero curiosamente en vez de las diferencias entre la cultura India y China. 

Me doy cuenta antes de irme a la cama de que algo raro le ha pasado al ordenador y me paso toda la noche intentando recuperar las fotos y los ficheros del ordenador.


El martes sigo con mi odisea del ordenador y empiezo a actualizar el blog. Por la tarde me doy un paseo por Nanging road y llego hasta la orilla del río para ver el Pudong, la zona de rascacielos, luego vamos a cenar pescado a un pequeño restaurante.  Por fin nos ponemos al día de nuestras vidas.


El miércoles termino de publicar en el blog. Por la tarde voy al old town y acabamos cenando donde comí por primera vez auténtica comida china. Al irnos a dormir me despido cariñosamente de mis amigos, ojalá quedemos en algún lugar de Asia durante el nuevo año chino. Al final, sería Camboya. 


Shanghai ha sido como estar en casa, descansar.

SUNKINDARKNESS

domingo, 14 de octubre de 2012

Suzhou

Domingo, 14/10/2012

A la llegada a Suzhou Xianguo me estaba esperando con una pancarta con mi nombre. Fuimos en su coche al centro y anduvimos por la famosa Xiangwanglu, una avenida comercial entre los canales de Suzhou que la hacen tan famosa que los chinos la llaman su pequeña Venecia.


Recogimos a Jin Yi (la hija de 13 años del couchsurfer) de sus clases particulares de chino y me llevaron a su casa a comer la deliciosa comida que había preparado la abuela.

Tras tomar el té, Xianguo y yo cogimos unas bicicletas públicas y visitamos 'tranquilamente' la ciudad. Acabamos en el Jardin del Administrador Humble que es algo precioso. Nenufares, carpas, patos mandarines, puertas redondas, mobiliario de madera... mucho más rico en contenido, y mucho más bello que la sosa Ciudad Prohibida de Beijing.


Una vez visitado el jardin, dimos un paseo por el Museo de Suzhou. Fue construido por el mismo arquitecto que creo las piramides del Louvre y merece la pena dar un paseo para ver el patio interior.

Pensé que me llevaban a la estación de tren cuando derrepente me encuentro en un hotel rodeada de los amigos de Xianguo y con su hija cenando. No sé decir no, o no quiero ser descortés  después del maravilloso día que he pasado. La cena fue deliciosa, picoteé un poco de cada plato y me pasé la noche charlando con Jin Yi... los niños aquí son mucho más mayores que en España.


Mr. Hu quien resulta ser un astrologo que sólo habla chino, insiste en ver mis manos. Le dejo hacer. Dice que tengo dolores estomacales, contesto que no. Dice que me duele el cuello, digo que no que en todo caso la rodilla. Me pregunta si puede tratar mis dolencias, pero que sufriré mucho. Bah, le dejo hacer y me destroza el cuello. Me da una colgante con forma de campanilla que se supone que es para los budistas lo que la cruz para los cristianos y dice que debo ir a visitarlo. Justo cuando me voy a ir empieza a sobarme el brazo y me coge de la mano hasta que salgo del hotel.

Me subo al coche que me llevara al tren a Shanghai y el chofer me dice que soy muy guapa... jaja me río, creo que últimamente todo el mundo me encuentra atractiva.

SUNKINDARKNESS

Nanjing

Domingo, 14/10/2012

La llegada a Nanjing a las 6h15 fue seguida por un momento de frustración por haber olvidado anotar la dirección de FanFan. Tras un intento fallido de encontrar una conexión a internet cerca de la estación de tren decido coger el metro y acercarme al centro de la ciudad, a ver si tengo más suerte. Me bajo en Gulou Station, creo haber oído a FanFan mencionar esta estación, quizás sea la que está cerca de su casa. A la salida veo el Intercontinetal Hotel. Entro y les digo que me he perdido y que necesito internet para rehubicarme. Me suben al piso 57 de lo que luego me enteraría es el edificio más alto del mundo. Consigo conexión a internet, anoto la dirección y tras un largo paseo preguntando a la gente y ellos contestándome en chino, llego a casa de FanFan.


FanFan resultó ser una chica maravillosa con una casa super acogedora. Paseamos juntas por el parque intercambiando nuestros puntos de vista acerca de como hay que vivir la vida.

Estábamos esperando el autobús para ir al centro a comer cuando una bicicleta-triciclo me atropella. Caigo al suelo y mi rodilla se sale de su sitio y se vuelve a colocar. Pienso que es la vez que más me ha dolido, que igual es el final de mi viaje, con la ayuda de FanFan me pongo de pie y tras unos primeros pasos indecisos me doy cuenta que no ha sido para tanto.


En Nanjing Road (comúnmente conocida como la calle de la comida) fuimos a un gracioso restaurante donde nos esperaba Alex quien me enseñaría la ciudad. FanFan se fue tras la comida a hacer un examen de inglés en una ciudad vecina, por lo que el tiempo que estuviese en Nanjing lo pasaría sola en su casa... a mi no se me hubiese ocurrido dejar mi casa a una desconocida, ¡tengo mucho que aprender!

Alex me llevó a dar una vuelta por el parque central de Nanjing, Xuanwu Lake Park, donde preciosqs co,etqs. Hablamos un poco de todo, pero tras romper el hielo le pregunté como era ser homosexual en China. Por lo visto todos los homo que conoce son extranjeros y el país sigue siendo bastante tradicional al respecto.


Cuando Alex se tuvo que ir a clase me dejó en las manos de un chico indio. Ajeet me dio un paseo por el centro de Nanjing donde se agrupan cientos de comercios tanto en la superficie como subterráneos. Fui a descansar a casa un rato, pues mi rodilla palpitaba y la veía hincharse.

Annie (otra couchsurfer) queda conmigo para cenar. De nuevo vamos a Nanjing Road donde todas las luces están encendidas, es tan parecida a la Nanjing Road de Shanghai que los recuerdos me sacuden. Nos encontramos con Ajeet y damos un paseo por Shanghai Road para ir a algún club, pero me siento tan cansada que me retiro a casa. Por lo visto luego la noche no fue para tanto.


El sábado soy incapaz de levantarme a visitar la preciosa Zijin Mountain de la que me han hablado tanto. Me quedo en la cama dejando reposar mi rodilla. A las 15h30 Alex y yo nos vamos a un nuevo bar llamado Shakira donde van a grabar un spot publicitario y necesitan blancos. Nos tomamos unas cervezas gratis, jugamos a un juego de dados chino y nos dan de cenar.
Uno de los couchsurfers consiguió entradas gratuitas para uno de los eventos del Festival Internacional de Jazz de Nanjing, así que pude escuchar al músico alemán Claus Bösser-Ferrari que me dejó fascinada ante la cantidad de sonidos que puede hacer una guitarra.

video

Tras el concierto fuimos a un lugar llamado GoGo KTV. Al traspasar la entrada nos conducen por un laberinto de puertas hasta dejarnos concretamente en una. Cual es mi sorpresa que estamos en una sala privada con cervezas y sofás, dos grandes pantallas y tres micrófonos. ¡Era un karaoke privado! No podía evitar reírme a carcajadas al escuchar cantar melodías románticas en chino mandarín.


Un taxi me dejó en casa de FanFan, el día había estado cargado de emociones. Los couchsurfers de Nanjing me acogieron como una más y me sumergieron en su grupo... qué pena que a la llegada hubiese comprado el billete a Suzhou, me hubiese quedado mucho más tiempo.

SUNKINDARKNESS

viernes, 12 de octubre de 2012

Qingdao

Viernes, 12/10/2012


Llegué a Quingdao a las 22h. Anduve solitariamente por las calles del centro hasta llegar al Young Hostel, donde dormiría dos noches. Dejé las cosas en el cuarto que compartía con 6 chicos y bajé al salón con idea de beberme una cerveza y charlar un rato... al final me bebí dos Tsingdao, en Quingdao es donde las fabrican.

El jueves tras unas horas de wifi conocí a un chico chino con el que pasaría el resto del día. Dimos un paseo por el centro, para acabar por el paseo marítimo preguntando por el fish market. Al llegar a éste compramos un pulpo, unas ostras y una docena de por así decirlo ciempiés marinos...  según mi amigo están muy ricos.


Fuimos a un bar a que nos cocinasen lo que habíamos comprado, y nos pusimos hasta arriba. Debo decir que los ciempiés no me gustaron mucho.

Tras la pesada comida, creo que la primera realmente sustanciosa desde mi llegada, dimos un paseo a la orilla del pacifico.


El jueves desayuné con mis compañeros de cuarto y nos dimos nuevamente un paseo por el puerto. Al ir al hostel a recoger mi mochila, decidí innovar mi camino, así que acabé perdida, sólo que siempre hay algún rascacielos con el cual orientarse y al final encuentro mi destino.

El tren a Nanjing sale puntual a las 15h, y a las 18h me he quedado sin batería en el portátil para seguir con mi lectura, me depilo las cejas en el tren, ceno unos nudels mal hechos y al final doy con los juegos del móvil que me entretienen hasta que apagan las luces. 

SUNKINDARKNESS

miércoles, 10 de octubre de 2012

Beijing

Martes, 10/10/2012

El viernes me levanté tras un largo reposo, empaqueté mis cosas y abandoné el hostel, esa noche domiría en casa de Mark, un chico irlandés que me acogería durante mi estancia en Beijing

Estuve tentada de ir a la Gran Muralla, ¿qué mejor sitio para empezar a visitar China?, pero mi llegada coincidía con la vacaciones por la fiesta nacional así que seguro que estaría atestada de gente. Decidí empezar por el Summer Palace, que de las cosas por ver en Beijing pareceía ser de las flojas y resultó ser gratamente mucho mejor que la mayoría.


A la salida del metro no había ningún cartel indicando la dirección del Palacio de Verano, en cambio ví a casi todo el mundo tan perdido como yo. Hice señas a dos chicas para saber que dirección seguir y al final me preguntaron si quiería ir con ellas. Tras comprar las entradas y comernos unos polos de guisantes, paseamos por los edificios del palacio hasta llegar al lago Kunming que estaba abarrotado de pedaletas y barcos con forma de dragón. Me despedí de mis amigas y me encaminé a la Torre Budista. Cansada ya de tanta gente y después de haberme comido un boniato por la calle, fui al Parque Beihai que aún hasta la bandera era una balsa de agua comparado con el hervidero del Summer Palace. 





El Parque Beihai era bastante bonito con un lago central en el que el agua era surcada por balsas con la forma de flores de loto. Me crucé con una chica que llevaba una diadema de orejas de gato atigrado, me senté a ver a la gente bailar y vi maravillada cuando pasaba a mi alrededor. Me encantan los parques chinos llenos de cosas sorprendentes. A la salida del parque, me dispuse a perderme un poco y me vi envuelta entre la multitud que salia de la famosa Ciudad Prohibida, menos mal que no opté por empezar por el Palacio de Verano.


Al llegar a casa de Mark y Tzzy, su mujer, la mesa estaba repleta de deliciosos platillos. Algunos de sus amigos habían contribuido trayendo algo de casa, asíque me pareció el momento idóneo para cortar el lomo ibérico. Se podía ver que era algo que no comían todos los días. Pasé la mayor parte de la noche charlando con unas rusas y casi sin poder hablar con mis anfitriones.

El sábado opté por visitar la Ciudad Prohibida, seguro que habría un montón de gente pero he de acostumbrarme a las masas. Salí del metro en Tianamen Square y anduve entre edificios con grandes estrellas rojas. 

Al llegar al punto de venta de entradas me encontré con una americana con la que me pasearía charlando por la aburrida Ciudad Prohibida. Ella resultó ser igual de aburrida. No sé que esperaba de la Forbideen City, pero la arquitectura imperial de techos dorados no me sorprendió lo más mínimo y su contentido, los pequeños museos, aburrídisimos. Tras andar un par de horas, o quizás menos, cogí el metro para ir al Heaven Temple.


El Parque del Templo del Cielo resultó ser un lugar de reunión para jugar a las cartas, o bailar, o cantar operas. Bellas melodías se escuchaban por doquier, si no era la gente quien cantaba habia un hilo musical instalado en los farolillos. La estructura del parque recordaba a algunos parques occidentales, sólo que los templetes, templos y porches eran todo aquello que cabe esperar de la arquitectura china y más... eran sorprendentes y bellísimos. Puedo decir con diferencia que éste es el sitio más bonito de todo Beijing.


En casa de Mark cenamos tofú con verduritas, bebiendo un vino Sud Africano y teniendo una charla super amistosa. Luego vimos una película.

El domingo decidí hacer una excursión a 235Km de Beijing para visitar el Palacio Imperial de Verano en Chengde. Fui a la estación de autobús de Xijui, compré el billete y me senté a esperar a que saliese mi autobús. Había un niño sentado a mi lado junto a su madre, pintamos su calabaza china como si fuese un muñeco de nieve. Durante el trayecto por autopista que duró unas 3h, el autobús daba bandazos y pitaba, más de una vez me desperté pensando que iba a tener un accidente como el de Nepal.


El Imperial Summer Villa me pareció mucho más auténtico que la Ciudad Prohibida, tan restaurada que daba un aspecto falso. Me recordó un poco a La Granja de San Ildefonso o Versalles, un bosque colindante al palacio y sus jardines. El comienzo del otoño no hacía ningún bien al parque, resultaba seco, pero estoy convencida de que en primavera-verano debe de estar mucho más bonito. Un hombre chino con el que me crucé en varias ocasiones se pusó a andar conmigo y a contarme la historia de los edificios que nos íbamos encontrado, supongo pues iba señalándolos a nuestro paso. Creo que antes de despedirse me invitó a ir con él a algún hotelito, sólo que como hablaba en chino puedo estar equivocada.


El lunes iría a ver la Gran Muralla, al fin. Cogí el autobús a Miyun y en la primera parada del pueblo, unos taxistas me sacaron a la calle. Aún medio dormida sin saber que pasaba se pusieron a regatear conmigo sobre el precio para ir a Jinshanling, conseguí un muy buen precio. La idea inicial era ir andando desde Jinshanling hasta Simatai, unos 10Km que se podían hacer en 5h, así que le dije al taxista que no volvería con él porque cogería un minibus en Simatai, luego me enteraría que en Simatai están construyendo una serie de resorts por lo que está cerrado. Apenada por no hacer el treking por las zonas no tan restauradas de la Gran Muralla y pensando que si hubiese tenido un compañero de viaje quizás si me aventurase a la posibilidad de no encontrar un taxi en el destino, o de tener que dar la vuelta tras horas de andar, me iba acercando a la Gran Muralla.


La Gran Muralla, serpenteante entre las montañas, era impresionante. Dos años atrás visite el trozo de la Gran Muralla de Yulin, daba realmente pena, era sólo una muralla de arena de apenas 1Km de largo, en cambio Jinshanling era todo lo soñado y más, no pude evitar preguntarme como sería Simatai mucho más restaurada y dicen mucho más turística... quizás esté tan restaurada y con el nuevo resort haya perdido toda su autenticidad.


Al terminar de visitar la Gran Muralla china los taxis me pedían una cantidad desorbitada de dinero por volver a Miyun, qué pena no haber cerrado el trato con el taxista que me trajo, así que empecé a preguntar a los autobuseros de los tours si tenían alguna plaza libre para ir a Pekín. Conseguí una plaza libre en un autobús con unas afro americanas pagando, no sé porque pensaba que me llevarían gratis, rollo autostop.

Me di un paseo por los alrededores del Lama Temple pues este estaba cerrado a mi llegada y volví a casa a preparar una tortilla de patatas para mi despedida. Estaba super rica.


El martes preparé la mochila y fui a la Lamaseria. Resultó ser mucho más de lo que esperaba, después del Heaven Temple, éste es sin duda mi favorito. Cansada de estar sola y un poco triste por verme de nuevo en la calle sin saber donde dormiría esa noche, conocí a una alemana. Dimos un paseo por Hutong, comiendo en una de sus calles y viendo la Torre de la Campana, y me quedé con ganas de pasear más tiempo por allí pero me esperaba el tren a Quingdao.

SUNKINDARKNESS

jueves, 4 de octubre de 2012

Vuelo a Beijing

Jueves, 4/10/2012

El martes tras tomarme mis ultimas cervecitas en la Latina, Zipi me dejó a las 22h en el aeropuerto. Como ya es habitual el vuelo salió con retraso, y el de al lado también. Una mujer muy agradable que iba a Lima se sentó a mi lado y tras un rato entabló conversación conmigo. Tras una ligera y amena charla, por fin embarqué.

Lo ventajoso de embarcar de los últimos es que puedes estar sentado hasta que no quede cola y reírte del resto mientras les ves esperar de pie las dos horas de retraso del vuelo, lo malo es que luego no hay sitio para tu equipaje de mano en las cabinas de arriba, menos mal que llevo una mini mochila que entra en el hueco de los pies.

En el trayecto a Moscú apenas me dio tiempo a cerrar los ojos, así que al llegar a las 6h15 hora local estuve zigzagueando cual zombie por la terminal hasta ver una maravillosa moqueta (sucia) donde decidí instalarme para dormir. Una vez hice mi cama, unos chicos que iban en mi vuelo me saludaron. Les pregunté si iban a Beijing, resultó ser que sí,  así que vinieron a hacerme compañía y yo me quedé sin mi ansiado reposo. Estuvimos charlando sobre China y mi viaje, las horas pasaron rápidamente.


Al embarcar a Pekín me estaba quedando dormida de pie en la cola. Entre sueñecitos, algo de lectura y las comidas las 8 horas de vuelo volaron.

Tras llegar a Beijing a la 1h05 y cruzar la aduana, mis nuevos amigos y yo cogimos un taxi hasta mi hotel. Me dejaron en la puerta y se fueron a dormir a su despacho. Tras un breve intercambio de información con el recepcionista llegamos a la conclusión de que ese hotel no era en el que yo había reservado, y pacientemente me indicó como llegar andando hasta el mio. Eran las 2h15. Me crucé con algunas personas por la calle, pero todo estaba la mar de tranquilo.

Al llegar a mi hotel, recepción estaba cerrado. Me recorrí todos los pasillos esperando encontrarme a alguien, pero al final di con un sofá que a pesar de estrecho y lleno de polvo parecía confortable. Hice de nuevo mi cama con la sábana india y la manta del avión... ¡y no pude dormir nada!

A las 6h30 de la mañana el hostel hervía de actividad, mas ningún recepcionista andaba a la vista. Por fin, a las 8h apareció una chica, mi cama no estaría libre hasta las 10h. Al menos había wifi, podría escribir en el blog... Pues no. Blogger y facebook están capados en china.

Todo tiene sus pros y contras. Fueron muchas horas de esperas en aeropuertos, de aviones, de mal dormir en sitios llenos de mugre, ... pero me ahorré pagar el taxi y una noche de hotel.

Aún sin dormir y con el mal cuerpo del yetlag quedé con uno de los chicos que conocí en el aeropuerto para cambiar dinero y comprar una batería para el netbook que me han prestado, tras lo cual dormir 12 horas seguidas.

SUNKINDARKNESS

Mis viajes por China

Jueves, 04/10/2012

Han sido dos veces las que he visitado China. En la primera ocasión lo hice en grupo, y el circuito fue el siguiente:


  
La segunda vez sola, haciendo couchsurfing la mayor parte de las noches. En 35 días, sólo 5 días he dormido en hostales, el resto ha sido en trenes o en casas.
 


Aquí tenéis las entradas de esta segunda aventura, quizás algún día posteé las de la primera, y mi impresión de este país está en Sunk in China.

Visado a China
De Madrid a Beijing vía Moscú
Beijing
Chengde
Qingdao
Nanjing
Suzhou
Shanghai
Huangshan
Guangzhou
Hong Kong
Macao
Shangri-La
Tiger Leaping Gorges
Lijiang
Dali
Mengla 
De Mengla a Luang Namtha (Laos)

SUNKINDARKNESS

lunes, 1 de octubre de 2012

Seguro de viaje

Lunes, 01/10/2012

Diego es un chico que conocí durante mi estancia en la fundación. Él vino de visita en Navidades y me contó que llevaba unos cuantos meses viajando por India y que iba a seguir viajando por el mundo. Así que fui leyendo su blog, viendo sus maravillosas fotos y hace poco quedamos en Madrid para que me contase su experiencia en persona.

Diego tuvo un accidente de moto en Vietnam, pero a diferencia de Zipi y yo, él sí tenía seguro de viaje, le repatriaron y no tuvo que hacer todas las gestiones que yo hice en Nepal. Así pues, es a él a quien le he pedido consejo sobre seguros de viaje, y me he decantado por relación precio la misma que él eligió: http://www.roundtheworldflights.com

En cambio también me aconsejo otra más cara, pero completa: http://www.worldnomads.com

Gracias Diego :) .

SUNKINDARKNESS

Visado a China

Lunes, 01/10/2012

Es una GRAN equivocación querer empezar en China un viaje por Asia. He visitado muchos foros en este tiempo, y siempre la gente dejaba China para lo último, pero nadie explicaba porque no empezaban en China.

Conseguir a día de hoy un visado para China es mucho más difícil que hace unos años:

1) Tienes que presentar las reservas de hotel de al menos la mitad del periodo de tu estancia, máximo un mes el visado de turismo.
2) Y el billete de ida y salida del país dentro del periodo de tu visado.

Lo primero se resuelve fácilmente haciendo una reserva de 15 días en el lugar de llegada en www.booking.com, una vez concedido el visado se puede cancelar sin gasto alguno, si la reserva la permite claro.

Lo segundo es mucho más difícil, puesto que si no se tenía pensado coger avión, comprar billetes de tren o autobús para salir del país ralla en lo imposible.  Así que al final he tenido que comprar un billete a Singapur por 85€ en tigerairways.com que se me antojaba lo más barato, no sé si lo usaré o no.

Si hubiese sabido que el visado era de sólo un mes y que me iba a resultar tan difícil justificar mi salida del país... supongo que hubiese decidido viajar de otra manera.

Una cosa importante a tener en cuenta si se escoge un visado de 2 entradas, es que el periodo en el que estás fuera del país, ejemplo visitando Hong Kong y Macao, no cuenta como días gastados del visado...

SUNKINDARKNESS